El origen de los pulpos reversibles, los peluches más virales en el Mundo.

Basta asomarse a internet para hacerse a la idea de su gran éxito como protagonistas de miles de vídeos de Tik Tok y Youtube.

Seguro que los ha visto, sonriendo en las manos de algún niño o observándolo amenazadoramente desde un escaparate. Los pulpos reversibles son la última moda entre niños y no tan niños; y es que hasta los adultos son incapaces de resistirse al aspecto adorable de estos peluches, que se dieron a conocer a través de la plataforma Tik Tok. Tienen dos caras -una alegre y otra triste-, pero pocos conocen el origen de estos pulpos que han protagonizado numerosos vídeos y artículos de internet.

Una de las teorías que circula alrededor de estos divertidos peluches es que fueron creados como forma de comunicarse con niños con problemas para expresarse, como algún trastorno del espectro autista, déficit de atención o hiperactividad. Incluso hay quienes defienden que Los Simpson ya predijeron su llegada en un capítulo de 1994. Lo cierto es comenzó a fabricarlos la empresa estadounidense Tee Turtle, donde se anuncian como juguetes para niños a partir de 6 años. Con ellos, los pequeños pueden transmitir su estado de ánimo sin pronunciar palabra, solamente dándole la vuelta al pulpo. Además, entre los cuidados que necesita el peluche, el fabricante especifica que «deben ser abrazados a diario».

Gatos, dragones y narvales

Claro que la idea original poco tiene que ver con el uso que se les está dando actualmente. Los pulpos multicolores son las estrellas de miles vídeos de Tik Tok y Youtube, en los que la gente baila con ellos en la cabeza. Esa increíble proyección también ha aumentado su público de forma exponencial. Su éxito ha sido tal, que Tee Turtle ha lanzado peluches reversibles de otros animales: navales, ajolotes, gatos, dragones… incluso hay una versión del gato de Schrödinger en el que el animal está vivo o muerto según la cara que se elija.

Nadie sabe cuánto durará la fiebre de los pulpos reversibles, pero basta asomarse a internet para ver el alcance de su éxito. La fuerte demanda también ha disparado su precio, que ahora está en torno a los 12 euros. Por lo tanto, eche un vistazo, no solo por internet, sino también en los comercios de su barrio antes de comprar uno. Viva donde viva, seguro que ahora mismo hay un pulpo rosa juzgándole desde la balda de algún establecimiento.

Digiqole ad Digiqole ad

buenisimacom

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *