Familiares de adulto secuestrado ofrece 200 millones por información sobre su paradero.

Don Evangelista, de 72 años, fue secuestrado el 19 de marzo 2020, cuando se movilizaba con su familia, a 5 kilómetros del municipio de Ocaña, hombres armados los obligaron a detenerse y procedieron a llevárselo.

En los últimos días se conoció un mensaje que envió la familia de don Evangelista al gobierno Duque el 25 de febrero 2021. Estos son algunos apartes de la carta:

«Señor Presidente. Ayúdeme a encontrar a mi esposo Evangelista Bohórquez de 72 años que lleva 11 meses secuestrado.

Eran las 6:30 pm del 19 de marzo de 2020 cuando nos desplazábamos del supermercado a nuestra casa a unos 5 km de Ocaña, Norte de Santander. Todo bajo la normalidad de siempre, en medio del camino notamos la presencia de un vehículo que nos hace la señal de pare. Viajábamos mi hijo Carlos Bohórquez, mi esposo Evangelista Bohórquez Contreras y mi persona Mary Bohórquez, estas personas que nos detienen, fuertemente armados nos meten a la fuerza en su carro doblados contra el piso y arrancan con rumbo desconocido.

Temerosos dentro del carro sin saber porque nos estaba sucediendo esto, no hacíamos más que elevar nuestras oraciones al Altísimo. Andamos muchas horas por las carreteras del departamento y cuando preguntábamos que pasaba recibíamos golpes que nos hacían callar.

Pensábamos que se trataba de una equivocación, no habíamos tenido problemas con nadie, sólo tenemos una pequeña finca de unas tres hectáreas para sembrar nuestro sustento y en ocasiones criamos cantidades pequeñas de pollos para comercializar algunos y para el consumo.

Un poco después de la media noche se detiene el vehículo y nos hacen bajar a mi hijo y a mi, se quedaron con Evangelista. Nos pidieron números telefónicos para comunicarse y solo hasta ese momento nos dicen que se trata de un secuestro y que no hiciéramos ninguna denuncia porque corría peligro la vida de quien me ha acompañado por más de 40 años.

En medio de una carretera solitaria quedamos sin saber qué hacer, pero ¿Qué podría ser peor? Después de un largo tiempo a la espera de ayuda, nos recoge una persona y nos acerca nuevamente a la ciudad de Ocaña. No nos atrevimos inicialmente a hacer denuncia alguna por temor, solo a esperar una larga semana para recibir el primer mensaje, la sorpresa, pedían una cifra que ni vendiendo unas mil veces lo poquito que teníamos logramos alcanzar. No había posibilidad de hablar con ellos, sólo envían el mensaje y se silencian un mes para enviar el segundo mensaje.

Vivimos momentos de angustia, desespero, todos los esfuerzos que se hacen han sido en vano, se comunicaron unas tres veces y hasta nos enviaron pruebas de supervivencia, en la que él, mi esposo nos dice que se venda todo para pagar sin saber quizás la cifra que piden.

En vista de los pocos frutos que logramos, nos comunicamos con las autoridades de Gaula de Ocaña, explicando lo sucedido, tampoco obtuvimos resultados, luego lo hicimos en Gaula Cúcuta y con el Gaula en Aguachica (Cesar).

Los secuestros han rondado esta región durante muchos años, algunos con la peor de las suertes como la del señor Juan Pablo Castillo asesinado en junio pasado cuando se sintieron intimidados por la presencia de la Policía.

Lo que sabemos hoy casi un año después del secuestro y sin tener comunicación de los captores hace casi seis meses, por voces de la comunidad, es que está con vida y en delicado estado de salud, con poca movilidad en una pierna, que lo mueven en veredas cercanas a Ocaña, San Calixto, Río de Oro, entre otros.

Conociendo su trabajo en contra de este flagelo, le rogamos, le suplicamos nos ayude a reencontrarnos con nuestro ser querido, un hombre de campo, trabajador, honesto, incapaz de quitarte un peso a otra persona.

Ese es el clamor de la familia Bohórquez, que tuvo que desplazarse a otra ciudad por temor a su seguridad y dejar en el abandono las pocas pertenencias producto de toda una vida de trabajo»… #OcañaHoy

Digiqole ad Digiqole ad

buenisimacom

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *