Perrito nació con un ojo, sin nariz, pero con dos lenguas.

El cachorro -bautizado como Cíclope- murió a las pocas horas debido a su dificultad para respirar. Sucedió en Filipinas.

Junto al pequeño Cíclope, fue concebido otro cachorro con todos sus órganos.

Amie de Martin, su dueña, le contó a Daily Star que un veterinario le explicó que la mamá de los perros pudo comer algo que la intoxicó y le provocó malformaciones a Cíclope.

Aunque ella intentó mantenerlo con vida e incluso se las ingenió para darle leche, a las pocas horas de nacido murió debido a la dificultad para respirar.

Según medios locales, Martin decidió preservar al animal en una caja de vidrio en lugar de enterrarlo.

Digiqole ad Digiqole ad

buenisimacom

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *